Máscaras japonesas y su paso por la historia

Máscaras japonesas y su paso por la historia

Las máscaras japonesas en cada una de sus representaciones existe una historia y una forma en cómo se cuentan y se dan a mostrar estas representaciones mitológicas, sin embargo, todas y cada una forman parte de la cultura y tradiciones japonesas lo que las hace invaluables.

Algunas de estas máscaras muestran rostros terroríficos y misteriosos, mientras que otras al contrario son graciosas, tal es el caso del antiguo Japón donde las máscaras poseían una gran importancia de cara a la realización de obras de teatro y rituales.

A través de chicos actos era posible representar gran variedad de personajes: desde gente común (encapsulada en arquetipos sociales) hasta deidades, pasando por animales, héroes, espíritus de la naturaleza o demonios.

Estas mascaras japonesas representaban recreaciones artísticas y simbólicas en el entorno teatral, estos curiosos artilugios fabricados a mano también eran utilizados a menudo para cubrir el rostro de los difuntos, ya que se consideraba que de este modo los espíritus malignos serían ahuyentados y no turbarían la paz del finado en el más allá.

A lo largo del tiempo y con la llegada del Budismo a Japón, las máscaras japonesas evolucionaron hacia otra variedad de eventos sin carácter religioso, buscando celebrar festividades, y eventos artísticos como el teatro y la danza.

También comenzaron a hacerse de otros materiales tales como el papel, y los rostros se perfeccionaron y detallaron, es por ello que las máscaras tradicionales se mantienen apegadas a la cultura nipona y son fabricadas únicamente por maestros artesanos.

Se cree que las máscaras japonesas cobraron popularidad por su aparición en el programa de televisión llamado Las Aventuras de Jackie Chan, donde el protagonista debía encontrar y recolectar las máscaras Oni para poder vencer a su enemigo.

Otros historiadores indican que en la actualidad han cobrado interés al aparecer en la serie de Lego Ninjago, donde los Oni son una poderosa raza de demonios que tienen su propio reino.

Las máscaras japonesas forman parte de la idiosincrasia de Japón. Su origen se remonta al período Jomon, hace aproximadamente diez mil años y su cometido era ser utilizadas durante los rituales religiosos, las cuales en su mayoría estaban hechas de conchas y cerámica.

Además de las máscaras, que divierten y entretienen a los japoneses, también son muy populares las manualidades. De hecho, algunas de ellas requieren de una laboriosidad y trabajo similares a la elaboración de las propias máscaras japonesas: Origami, Kirigami, Chigiri- y la Caligrafía.

Una región que está cerca de aquí es la China, por eso puedes ver las Máscaras chinas y su presencia en fiestas latinoamericanas.

Share